En Preludio exploro el potencial de movimiento y el perímetro y límites entre disciplinas como la pintura y la escultura.

Busco un trazo tridimensional, y reflexiono a través de la práctica sobre conceptos como la pertenencia, lo efímero y el equilibrio.

Hay una preferencia por materiales orgánicos como el hierro, la lana, la madera de fresno, la piedra de pizarra, y el mimbre, que dialogan con elementos como el plástico, cristal, y pintura acrílica.

En las composiciones mantengo una gama de colores limitada, y mediante la técnica de Assemblage, busco acoplar los materiales de un modo instintivo.

Elena Sánchez se encargó de la curaduría para Preludio, que fue el 4o contenedor de arte para su proyecto Kunstank.

(2019- 2021)